Buscar
  • comunicación Fundación Crecer

Falta de trabajo: Recuperar saberes y tejer redes


El Centro de Aprendizaje que lleva adelante la Fundación Crecer está integrado por chicos con dificultades en el aprendizaje que son derivados por escuelas comunes, a partir de que está en riesgo su permanencia en clase. Este año a problemáticas como las de adicciones, violencia intrafamiliar, lazos que se diluyen y la angustia que todo esto conlleva, se suma la crisis económica, y sobre esta urgencia trabajan familias e institución, en el marco del Programa de Fortalecimiento Familiar que nace en el 2008.

Comer, después aprender

La mayoría de los padres saben que los hijos implican una responsabilidad, y hoy para muchos de ellos poder satisfacer esta demanda se hace cada vez más difícil. Desde la Fundación Crecer, el programa Fortalecimiento Familiar y el Área Social se enfrentan a esta realidad y buscan la forma de tender puentes interinstitucionales para acompañar a algunas de estas familias a encontrar soluciones.

El equipo de trabajo de la Fundación está integrado por la psicóloga Mónica González de Fortalecimiento Familiar; las psicopedagoga Yamila Jammet, la fonoaudióloga Corina Prado y la psicóloga Jessica Roldan del programa Centro de Aprendizaje. Además las Trabajadoras Sociales lic. Verónica Miranda y Elizabeth Soto como responsables del Área Social. Miranda, plantea que a partir del trabajo que se realiza con los chicos que llegan al Centro de Aprendizaje por dificultades en la escuela se busca desarrollar también el fortalecimiento familiar: “Nosotros estamos trabajando con Elizabeth Soto y Mónica González tanto desde el área social como de la coordinación del Centro de Aprendizaje, y el proyecto es el del Fortalecimiento Familiar. Ante la ausencia de otros espacios en instituciones públicas donde las mamás y los papás puedan, recibir tratamiento individual, nosotros vamos trabajando como grupo terapéutico un montón de problemáticas familiares que son transversales a diferentes familias. Lo hacemos desde un abordaje donde ellos sean los protagonistas y quienes proponen respuestas ante los problemas que se les van presentando”, explica la especialista. La Fundación Crecer, cuyo compromiso con la inclusión en nuestra comunidad tiene ya treinta años, apunta desde este programa a la promoción del trabajo en red y la construcción de resiliencia, lo que contribuye directamente a la prevención de deserción escolar y repitencia. Al llevar adelante la tarea se enfrenta a situaciones que exceden las posibilidades de intervención de Fundación, por lo que se va trabajando con otras instituciones de la comunidad, tanto públicas como privadas. “Generalmente trabajamos con la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia, el Servicio de Protección de Derechos, los Centros de prevención de Adicciones, CPBs y vecinales, dependiendo la necesidad de las familias”, indica el equipo del área social.

Este año decidieron trabajar con las familias la problemática laboral, a partir de una iniciativa de los papás: “En el centro de aprendizaje trabajamos problemáticas familiares y desarrollamos reuniones a partir de las cuales van surgiendo temas de interés que son comunes, y una cuestión recurrente es el tema de la falta de trabajo, el trabajo precario o el trabajo informal, o bien sueldos bajos para sostener económicamente a la familia”, transmite el equipo de Crecer.

En el trabajo cotidiano con los chicos y sus familias, la institución dio cuenta de que cuestiones básicas vinculadas con la alimentación no estaban resueltas, y consideraron urgente la necesidad de abordar el desafío de forma conjunta, ya que difícilmente un niño pueda rendir bien en el colegio o en una terapia si su organismo no cuenta con los nutrientes necesarios para desarrollar los procesos fisiológicos vinculados al aprendizaje. “Tenemos familias en las que alguno de los dos miembros tiene trabajo formal pero son muy poquitas. Algunos papás tienen trabajo informal, otros no tienen trabajo directamente. Algunos hacen changas, algunas mamás están solas o viven de un trabajo precario, se emplean eventualmente en alguna casa de familia y desarrollan alguna estrategia económica pero que son cortas en el tiempo y no les da el poder adquisitivo suficiente para satisfacer todas las necesidades del grupo familiar”. A partir de esto surgió la posibilidad de un microemprendimiento.

Falta de trabajo, un tema urgente

“Los padres propusieron desarrollar una actividad puntual que en este caso es armar bandejas de desayuno para el Día de la Madre. La idea fue retomar los saberes que las familias traen, ponerlos en valor, ir motorizando algunas cuestiones vinculadas a la constitución de un grupo, pertenencia, participación, resiliencia, qué saben. Trabajar desde las potencialidades y no desde las carencias”, puntualiza la responsable del Área Social de Crecer, e indica que por esto se trabaja desde los temas de interés que las familias proponen, y que surgen muchas situaciones familiares de la vida cotidiana atravesadas directamente por la problemática de la falta de trabajo o del trabajo precarizado como un emergente a ser atendido de manera urgente.

Hoy están trabajando en el armado de las bandejas de regalo para el Día de la Madre como una primera experiencia a partir de la cual las familias no sólo van a poder tener un ingreso, aunque sea eventual, sino que van logrando constituir un grupo, sostener asistencia, lograr consensos, ir debatiendo, reflexionando, dividir tareas según los conocimientos que cada uno posee. “De esta manera se van empoderando para ir pensando qué cosas pueden” explica el equipo de Crecer, y agrega Miranda “A partir de ahí, en un proceso de construcción grupal, se logra alcanzar un objetivo. Estamos convencidos de que estas capacidades son trasladables a otros ámbitos de la vida laboral, familiar y personal”. Y si bien este emprendimiento es puntual y las bandejas se comercializarán para este fin de semana, es un inicio de algo muy interesante: “Surgió la idea de seguir con otro proyecto que tiene que ver primero con la Capacitación. Detectaron en esta misma zona espacios laborales donde los empleados pasan el tiempo del almuerzo y hay pocos negocios que ofrezcan comida elaborada a bajo precio. Entonces una opción es elaborar viandas para empresas, es un proyecto bien pensado, y desde la institución se los asesoró para ver qué otras instituciones pueden capacitarlos en esta línea, y ellos fueron averiguando también que por ejemplo en el Ceret hay espacios donde pueden sacar turno y disponer de cocinas habilitadas para elaborar y después vender”. Si bien este segundo proyecto todavía no está completamente definido, va forjando una red vincular que se fue fortaleciendo y que se logró a partir de esta primera propuesta de intervención. Y es que la Fundación se propone como espacio de pertenencia, de encuentro grupal donde tanto los chicos como sus familias puedan ir desplegando su capacidad y su creatividad en función de estos proyectos: “Que sea un espacio de referencia donde ellos traen a sus niños pero también puedan trabajar ellos, fortaleciendo las funciones parentales, porque muchas de las situaciones que vemos en los niños también tienen que ver con la dificultad que encuentran los papás y las mamás para cumplir en sus funciones de manera acorde a las necesidades del niño”, expresan las especialistas de Crecer. “La idea es ir reforzando esas funciones a partir de diferentes dispositivos, porque el trabajo grupal nos sirve también para ir trabajando las cuestiones de crianza, las angustias, la cuestión laboral por supuesto es estructurante en la vida de las personas y las familias pero a su vez nos sirve como un dispositivo más amplio, que ellos tengan acá un espacio de referencia donde puedan venir a plantear situaciones con el área social, con el área de psicología y con las chicas del equipo del Centro de Aprendizaje y que la Fundación sirva también como un espacio para tender redes con otras instituciones a partir de las cuales ellos puedan conocer sus derechos, satisfacer sus necesidades, y a partir de ahí conocer qué otras instituciones brindan espacios”, concluye la lic. en Trabajo Social.

¿Querés apadrinar el Centro de Aprendizaje de la Fundación Crecer? ¿Querés más información sobre las bandejas del Día de la Madre o sobre otras formas de involucrarte con la problemática de la discapacidad? Acercáte a la Fundación Crecer, H.YIrigoyen 846, escribí a comunicación@crecerfundacion.org.ar o llamar por teléfono al 4467402/4067.


35 vistas

Comodoro Rivadavia - Chubut

  Dirección: Hipólito Yrigoyen 846 
Teléfono: 446-4067/7402
E-mail: recepcion@crecerfundacion.org.ar
Horarios: Lunes a viernes de 08:00 a 17:00  

Diseñado por:  

en la plataforma:   

  • Facebook
  • Instagram